Estás aquí
Inicio > Noticias > BOLETÍN INTERNO: CÓMO DISEÑAR EL PROYECTO

BOLETÍN INTERNO: CÓMO DISEÑAR EL PROYECTO

La edición de un boletín interno fracasa cuando no se investiga al público objetivo ni se diseña un plan que defina el proceso y establezca a los responsables. Es necesario, además, evitar los errores habituales de edición.
Por Jesús Raymundo [@jesus_raymundo]

Un medio que cuenta con escasos lectores, no tiene el futuro asegurado. Un boletín interno que apenas es hojeado por algunos colaboradores, tampoco es un puente importante de integración entre diversas áreas. Su aporte para lograr un buen clima laboral es débil, así como para conquistar los objetivos de la empresa. ¿Cómo es posible evitar estos riesgos?

Un medio que cuenta con escasos lectores, no tiene el futuro asegurado.

  1. Conoce los gustos de los lectores. No basta afirmar que leen poco, sino es necesario identificar las características de lo que mínimamente revisan en sus ratos libres. ¿Cuáles son los estilos de redacción y diseño gráfico, propuestas fotográficas y preferencias de colores de las publicaciones que suelen ver?
  1. Investiga sobre la agenda que les interesa. La elección de temas y secciones no se realiza desde el escritorio. Las conversaciones en los pasillos y los espacios informales pueden ser el inicio de una encuesta. Las preguntas deben llevarse a cabo en un ambiente cordial y sin la rigidez de una entrevista laboral.
  1. Diseña un plan de trabajo. Sistematiza la información a través de un plan que establezca el proceso y los plazos de la producción editorial. Indica quiénes serán los responsables, según sus perfiles. Tercerizar es una buena alternativa cuando no se cuenta con un equipo ad hoc ni la experiencia en el tema.
  1. Planifica la distribución. Establece la fecha de la distribución del boletín interno, así como el mecanismo para la entrega oportuna. El retraso afecta a la credibilidad y la reputación de la publicación y causa el desinterés de los lectores. Programa, además, encuestas para medir la satisfacción y enriquecer el contenido.
  1. Evita los errores frecuentes de edición. Dosifica la presencia de los gerentes y jefes de áreas no solo en los textos, sino también en las fotografías. En cuanto al enfoque, garantiza que los mensajes de la publicación sean de ida y vuelta, y se dirijan a todas las direcciones. La integración debe reflejarse en el medio.
 Foto: Photl

Deja un comentario

Subir