Estás aquí
Inicio > Recomendaciones > LO QUE NUNCA DEBES OLVIDAR AL REDACTAR

LO QUE NUNCA DEBES OLVIDAR AL REDACTAR

Los temas varían, pero las técnicas de redacción coinciden: son útiles en todos los casos. A pesar de que no son muchos los tipos de errores que se comenten al redactar, los tropiezos son recurrentes. ¿Cómo puedes vencerlos? Te compartimos cinco recomendaciones que te ayudarán a lograr claridad en tus textos.
Por Jesús Raymundo [@jesus_raymundo]

¿Por qué nos cuesta entender el mensaje de un texto? O, más precisamente, ¿por qué no logramos que el lector nos comprenda rápidamente? Aunque hay varios aspectos que debemos tomar en cuenta cada vez que redactamos, la principal se resume en una palabra: orden. ¿Cómo se logra? A continuación, cinco recomendaciones que nos permitirán garantizar claridad en su significado más amplio.

A pesar de que no son muchos los tipos de errores que se comenten al redactar, los tropiezos son recurrentes.

1. Opta por la estructura básica: sujeto + verbo + predicado. Cuando redactamos, lo hacemos para que todos nos entiendan fácilmente. Esta es una forma básica de ordenar el mensaje para evitar el caos y la oscuridad en el mensaje. Prefiere oraciones breves y sepáralas con un punto y seguido. Cuando ya tengas mayor oficio podrás optar por otras alternativas.

Ejemplo:
La camioneta se detiene junto a los árboles que son como la esperanza: permanecen de pie en tiempos en que el agua solo existe en los deseos.

2. Elige una idea principal para cada párrafo. Evita extenderte innecesariamente porque, como en un bosque profundo, la información podría confundirse. Basta una idea principal por párrafo –cuya extensión debe ser un promedio de 60 palabras– y una o dos ideas secundarias que ayuden a redondear el mensaje o brinden contexto. Nunca conviertas una oración en un párrafo.

Ejemplo:
Los mates son obras de arte desde hace mucho tiempo. En las excavaciones arqueológicas realizadas en Huaca Prieta, en el valle de Chicama de la costa norteña, se halló un mate burilado que tiene una antigüedad de 3.500 años. Lucy Nuñez Rebaza, coautora de Artesanía peruana. Orígenes y evolución, sostiene que es tal vez el género artídstico más antiguo de Sudamérica.

3. Establece el orden y la estructura de las ideas según necesidades. El orden contribuye a lograr claridad en el mensaje. Puedes aplicar los siguientes criterios según las necesidades: establecer agrupaciones temáticas; relacionar causa-efecto de las ideas; ordenar de manera secuencial y lineal; presentar de acuerdo a la jerarquía; comunicar los hechos de forma cronológica; enumerar las características, propiedades o imágenes; comparar y contrastar las ideas; destacar las ideas de mayor importancia y optar por el orden lógico, deductivo o inductivo.

4. Define la forma de presentar ideas con coherencia. El contenido no solo debe transmitir información de valor, sino también ser atractivo para el lector. Con este propósito, elige recursos que se aplican al momento de redactar, como explicaciones claras, ejemplos, anécdotas, referencias, citas, entre otros. Todo lo que pueda enriquecer el mensaje es bienvenido, así como todo lo que pueda darle color, pero nunca exageremos.

Ejemplo:
En La Encantada, el nombre de uno de sus hijos suena mágico. Evoca grandeza, enseña lecciones, comparte pasiones e inspira fortaleza. Máximo Inga Adanaqué, o simplemente Max Inga (1952-2001), plasmaba su imaginación a través de un puñado de arcilla que lo convertía en palomitas de alas abiertas. Él también fue así: siempre libre y optimista. No se rendía ante la enfermedad que le obligaba a vivir en una silla de ruedas.

5. Evita que la información adicional (inciso) obstruya la fluidez de la oración. Cuando intercalamos una expresión en una oración, para explicar o precisar la información relacionada con esta, evaluemos si conviene colocarlo. A veces insistimos en optar por un inciso, cuando es prescindible. Para incorporar el dato se usan comas, rayas y paréntesis.

Foto: Photoxpress

2 thoughts on “LO QUE NUNCA DEBES OLVIDAR AL REDACTAR

Deja un comentario

Subir