Estás aquí
Inicio > Comunicación institucional > REDACCIÓN CORPORATIVA: CÓMO LOGRAR TEXTOS DE CALIDAD

REDACCIÓN CORPORATIVA: CÓMO LOGRAR TEXTOS DE CALIDAD

En la comunicación corporativa no solo importa el mensaje, sino también cómo se redacta. Un texto con faltas ortográficas y gramaticales, por más breve que este sea, afecta la marca personal y, sobre todo, la reputación de las empresas.
Por Jesús Raymundo [@jesus_raymundo]

Aunque la redacción es clave en algunas áreas de la empresa, como marketing y legal, no solo los profesionales que cumplen estas funciones deben dominarla. Es una herramienta que nos permite comunicar a través del correo electrónico, los documentos administrativos y los informes corporativos, por citar tres casos. ¿Cómo podemos lograr textos de calidad? Aquí, algunas recomendaciones.

En la comunicación corporativa no solo importa el mensaje, sino también cómo se redacta.

  1. Prepárate para el reto: planifica. Define el tema, la extensión del texto y la estructura, así como el medio que usarás. Conoce a tu público objetivo y su cultura organizacional. Busca información relevante y sintetízala. No te olvides del plazo que tienes para entregar el documento: la puntualidad es vital.
  1. Apuesta por los mensajes claros. Redactamos para que todos nos entiendan con facilidad. Optemos por la estructura básica sujeto + verbo + predicado, que permite ordenar las ideas y usar el número adecuado de palabras. Acostumbrémonos a separar las oraciones con un punto y seguido.
  1. Presenta una idea por párrafo. Una oración no es un párrafo, ni viceversa. Destaca una idea principal en cada párrafo y acompáñala de una o dos ideas secundarias que redondeen el mensaje o brinden contexto. No seamos ambiciosos en la extensión del párrafo ni en la cantidad de ideas.
  1. No abuses de los incisos. Evalúa si es conveniente ubicar información adicional entre el sujeto y el verbo o entre este y el predicado, porque podría afectar la fluidez de las oraciones. Muchas veces conviene colocar el dato en otra oración, después de un punto y seguido. Así, el orden de las ideas aportará a la claridad del mensaje.
  1. Revisa siempre el texto. Verifica si se entiende el mensaje. Luego, corrige las faltas lingüísticas, así como los aspectos ortotipográficos (cursivas, por ejemplo). Sé riguroso y exigente, porque así reafirmarás tu prestigio y el de tu organización. No confíes en el corrector ortográfico porque no piensa.
  1. Domina las normas ortográficas. Conoce y aplica en tu texto los cambios de la Ortografía de la lengua española. Los prefijos, por ejemplo, se escriben unidos a las palabras siguientes: exdirector, exgerente, vicepresidente. Los nombres de los cargos, títulos, profesiones y oficios se escriben con minúscula inicial.
  1. Recurre a la orientación en línea. En internet encontramos opciones que son de gran ayuda. La Real Academia Española. te permite revisar el Diccionario de la lengua española y el Diccionario panhispánico de dudas. Otros servicios valiosos son la Fundéu BBVA y Wikilengua del español
Foto: Photoxpress

Deja un comentario

Subir