Estás aquí
Inicio > Redacción > ORTOTIPOGRAFÍA: ¿CUÁNDO ES CORRECTO USAR LA LETRA CURSIVA?

ORTOTIPOGRAFÍA: ¿CUÁNDO ES CORRECTO USAR LA LETRA CURSIVA?

La cursiva es un elemento que sirve para darle énfasis a algunos términos o expresiones, pero su uso aún suele generar dudas. Aquí te explicamos cómo aplicarla de manera adecuada.

Cuando necesitamos resaltar una palabra o una frase, a veces surge la duda si usar comillas simples, comillas dobles, cursiva, mayúscula, subrayado o negrita. Aunque estas opciones sirven para destacar alguna idea, la cursiva cumple funciones específicas, como señalar que una palabra es nueva (neologismo), forma parte de una jerga o su sentido es diferente al original.

¿Cómo se resuelven los casos en que no es posible aplicar la cursiva? Jesús Raymundo, autor de La redacción no se improvisa, recomienda que en los textos escritos a mano se puede emplear el subrayado. En las redes sociales hay mayores posibilidades, como el uso de las comillas, las barras o la subraya (guion bajo).

Si los párrafos de un texto se escriben en cursiva, también llamada itálica, el énfasis se marcará con redonda.

Principales usos

  1. Extranjerismos. Las voces extranjeras que aún no se adaptan al español.

    Ejemplo:
    Ella trabaja full time.

  1. Títulos de obras. Los títulos que identifican obras, como libros, discos, revistas, cuadros, películas, series de televisión, entre otras.

    Ejemplo:
    Gracias por leer La redacción no se improvisa.

  1. Títulos abreviados. Cuando se omiten palabras de un título, solo se escribe en cursiva la parte que se conserva del título original.

    Ejemplo:
    Pronto habrá una sesión de lectura del Quijote.

  1. Apodos y sobrenombres. Cuando estos se escriben intercalados entre el nombre y el apellido.

    Ejemplo:
    Andres la Culebra Carrillo fue el mejor jugador del partido.

  1. Nombres científicos de género y especie. Se escriben en cursiva y con inicial mayúscula en el primer elemento.

    Ejemplo:
    La Chenopodium quinoa es uno de los alimentos más estudiados en el mundo.

  1. Sentido figurado e impropio. Las palabras y expresiones con un sentido metafórico o expresivo que son diferentes al significado original.

    Ejemplo:
    Él dice que es el jefe.

  1. Latinismos. Las voces latinas que no están adaptadas al español.

    Ejemplo:
    Este es un servicio ad hoc.

  1. Metalenguaje. Las palabras que no se usan por su significado, sino como elementos de la lengua.

    Ejemplo:
    La palabra pyme no se escribe con mayúsculas.


Foto: Freepik

Deja una respuesta

Top